¿Psicología o coaching?

por | May 24, 2020 | Artículo

Y por qué no ¿Psicología y Coaching?

A menudo leo muchos blogs que hablan acerca de la diferencia entre el Coaching y la Psicología, y de la importancia de diferenciar bien ambas disciplinas. Si bien esto es cierto e importante, no vengo hoy a hablarte de esto. Más bien todo lo contrario. Me gustaría profundizar en que tienen en común ambas disciplinas y de qué manera la Psicología puede nutrirse del Coaching.

Primero de todo, debes saber que la Psicología está avalada por una formación académica reglada que otorga a aquel/aquella que supera el plan de estudios con el Grado en Psicología. La carrera de Psicología como tal viene estudiándose en España desde los años 60. por lo que tiene detrás una larga trayectoria. Sin embargo, el Coaching es una disciplina mucho más joven que está regulada por la ICF (International Coach Federation), pero de momento no existe ningún grado similar equivalente. Esa es una de las críticas más habituales que se le hacen al Coaching: el no estar respaldado por una formación reglada como tal, dificulta la tarea de identificar a un/a profesional certificado de uno que no lo es, entrando en muchos casos en el intrusismo profesional o en la mala praxis.

Pero no quiero ahondar más en lo que separa a ambas disciplinas. Si te interesa esta cuestión te será fácil encontrar más información sobre esta cuestión.

Ambas disciplinas pretenden conseguir un cambio en el paciente/ cliente, esto es, pasar de una situación A (actual) a una situación B (deseada). Si bien es cierto que el camino para conseguir dicho objetivo suele ser diferente, en líneas generales la Psicología suele ser más directiva, dejando, por el contrario, todo el poder de decisión en manos del cliente (coacheé) en el caso del Coaching.

No comparto la visión, generalmente aceptada, de que la Psicología va al pasado y el Coaching al futuro. De siempre los psicólogos hemos mirado al futuro, quizás en el Coaching es más evidente, pero, por ejemplo, la «Terapia Breve Estratégica, Centrada en Soluciones» tiene un enfoque claramente a futuro.

Es comúnmente aceptado (aunque afortunadamente cada vez menos) que la Psicología trata patologías mentales o trastornos psicológicos y el Coaching favorece la consecución de objetivos o metas. Desde mi punto de vista, esto tampoco es exactamente así. A los/as psicólogos/as no solo acuden personas con trastornos mentales, también vienen a consulta personas que desean tener un mayor conocimiento de sí mismas para afrontar la vida de una manera más adaptativa y conseguir mejorar su bienestar general y su calidad de vida, o a lo mejor necesitan ayuda para ver otro punto de vista que les ayude a resolver un problema o una situación compleja.

Después de estudiar en la universidad la licenciatura de Psicología (hace ya veinte años) y de formarme como Coach (eso hace menos tiempo), he sacado algunas conclusiones que explican el éxito del Coaching en los últimos años. En primer lugar, el Coaching ha sabido ocupar un lugar que la Psicología dejó vacante, el de las personas que no tienen trastornos mentales. Pero si quiere realizar algún cambio en su vida, o conseguir alguna meta u objetivo, a estas la Psicología las ha dejado un poquito más de lado. En la práctica, la creencia de que la Psicología es para personas con problemas mentales sigue estando muy latente aún en nuestra sociedad.

En segundo lugar, el Coaching viene a ocupar otro huequecito que a mi modo de ver dejó libre la Psicología y es en el ámbito empresarial. Creo que el Coaching de Equipos es la «perla» del Coaching. Es una herramienta espectacular y súper eficaz para promover organizaciones saludables, empáticas, comunicativas, orientadas a futuro y a objetivos, sin dejar de lado las relaciones entre las personas que forman parte de ella.

En tercer lugar, el Coaching ha diseñado una metodología de trabajo con un número cerrado de sesiones, es decir, tiene un principio y un fin, y esto es muy atractivo para el cliente. A menudo hemos dejado la Terapia Psicológica en un número indeterminado de sesiones, sabías cuando empezabas, pero no cuando terminarías. Esto afortunadamente ha cambiado y ya existen terapias como «La Terapia Breve» ya citada que establecen un número de sesiones.

Ahora bien, si bien hay coaches acreditados y con gran experiencia que promueven cambios espectaculares en sus clientes y los acompañan con gran maestría en la consecución de metas/ objetivos, lo cierto es que los Psicólogos tenemos un conocimiento más profundo de los procesos mentales, de aprendizaje y de cambio de las personas. Es por eso que encuentro muy recomendable que en caso de querer experimentar un proceso de cambio analices muy bien estos aspectos y decidas si te pones en manos de un/a Psicólogo/a, un/a Coach certificado/a o un Psicólogo/a-Coach.

TE PUEDE INTERESAR

Share This
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad